Paula Gil Navarro

En relación a mi experiencia con Sprachzentrum Buenos Aires, ésta comenzo con la ya conocida búsqueda vía internet de enseñanza del idioma alemán. En mi caso, las clases que buscaba eran individuales, ya que tenía conocimientos anteriores del idioma pero no un nivel específico.

En ese momento buscaba perfeccionar los conocimientos adquiridos pero centrarme principalmente en la parte de comunicación cotidiana. Ya había tenido años de gramática escolar y la idea era un nuevo enfoque de estudio que se adapte a mis necesidades específicas. Puedo decir que el curso cumplió con todas mis expectativas y hasta generó nuevos y mejores resultados.

Entre todas las cosas que hay para destacar, una de ellas que me parece importante es el enfoque de las clases. Como alumnos se nos permite la posibilidad de delinear nuestros intereses particulares, la cantidad de deberes que estamos dispuestos a hacer, la dedicación horaria que nos parece conveniente y hasta proponer los objetivos del curso para trabajar en conjunto. Esa es una de las razones principales por las que elegí (y elijo) al instituto, el hecho de la adaptación al alumno y no del alumno a un curso preestablecido.

Otro punto destacable es la predisposición del profesor, que en mi caso se reflejó, por ejemplo, en la ayuda para escribir una carta en alemán para la postulación para una beca. No me refiero únicamente a los temas centrales de la escritura y el idioma, sino también a la ayuda constante, tanto desde el contenido de la redacción como hasta llamar a Alemania para preguntar temas relacionados a la solicitud.

En fin, considero que la virtud principal del instituto es la atención dedicada y personalizada al alumno. Permite una interacción fluída con los profesores y, sobre todo, ayuda a que aprender el idioma no se convierta en "copiar lo del pizarrón" y repetir estructuras gramaticales.